Donde los escorpiones

Una distancia de 6.000 kilómetros separan la vida del subteniente “Vila” en España y el caso de Pascual Gónzalez Barrantes, en Afganistán.

El suceso ocurrido en la base de Herat, en Afganistán es el núcleo de la investigación que deben llevar a cabo el subteniente Bevilacqua y la sargento primero Chamorro, pertenecientes a la Guardia Civil. La estancia en la base española permitirá a ambos, con ayuda de otros compañeros, resolver el caso, no sin antes presenciar situaciones incómodas por motivos de diferencias legales con respecto a otros países. De esta manera, interrogan a nativos del país, a militares italianos, estadounidenses…e incluso cuentan con la ayuda de personas como la cocinera española de la base.

El ejemplar, escrito por Lorenzo Silva, nos muestra la dureza de una profesión como es la militar, pero no deja de lado la falta de sensibilidad que presentan mentes asesinas, así como el trabajo en equipo que, en muchos casos, facilita la posibilidad de conseguir lo propuesto.

Resultado de imagen de donde los escorpiones

A mitad de la función

Entrar en el teatro a mitad de la función
o
entrar en la vida de una persona.
Intentar seguir el hilo de la obra y comprender el final
o
conocer y quizás formar parte de su historia.
No comprender el argumento y abandonar el teatro
o
ser incapaz de continuar la historia de esa persona.
Llegar al teatro, como a una vida, tiene dos opciones (y no son quedarse o irse): persistir y entender o desistir y no conocer.

                                                         Julia B. J

Eres -por si no lo sabías- una peonza

Comenzar una conversación.

Tomar una calle desconocida por el placer de innovar.

Llegar tarde al acontecimiento que llevabas esperando días.

Decidir salir de casa un domingo, decidir quedarte.

Todas son situaciones que se asemejan a la cuerda enrollada de una peonza y que tarde o temprano va a ser lanzada para dar mil y una vueltas. La cuerda es la unión de sucesos que vivirás y tú eres -por si no lo sabías- la peonza.

                                                                                                                                 Julia B. J.

El ala rota

     La vida, al igual que la Tierra, da muchas vueltas. Petra nació en el seno de una familia hasta entonces conformada por sus hermanos, su padre y su madre. El fallecimiento de esta daría comienzo a una de esas vueltas de la vida que concatenan a otras y que guiarían a la pequeña a un compendio de sucesos que, de una manera u otra, darían lugar a su vida.

     El padre de Petra, tras un arrebato al verse viudo y con la completa responsabilidad sobre su familia, quiso matar a la recién nacida y, por suerte o por desgracia, tan solo le causó una lesión en el brazo izquierdo que de manera sorprendente logró invisibilizar a lo largo de su existencia.

     Entre el contexto de la Guerra Civil y sus consecuencias, Petra moldeó su personalidad y gracias a esta consiguió formar una familia.

    Se trata de un cómic de Antonio Altarriba (y del iustrador Kim) en el que narra la historia de su madre, una mujer que, a pesar de querer permanecer en la sombra, pasó a formar parte de la historia en la que otras tantas mujeres pisaron y dejaron huella.

     Tomando como referencia este ejemplar, los alumnos de 2º de Bachillerato llevaremos a cabo el proyecto #ElAlaRotaAlbalat (@alarota_albalat) en Twitter, contando las historias de nuestros antepasados que, como la de Petra, continúan estando ocultas.

Imagen relacionada

Momento de intimidad

   Un momento íntimo no es tan solo desnudarse.

   Intimidad puede ser descansar, puede ser compartir.

   Pueden ser reflexiones que incluso llegues a desvelar.
Pueden ser personas, canciones, lugares.
Un momento íntimo no es tan solo desnudarse: tú eres intimidad y haces íntimo lo tuyo.

                                                                      Julia B. J.

El amor de don Perimplín con Belisa en su jardín

Para muchas personas, el amor es sinónimo de sacrificio y esto se refleja claramente en una de las obras teatrales lorquianas: El amor de don Perimplín con Belisa en su jardín.

Don Perimplín está dispuesto a contraer matrimonio con su vecina Belisa y lo consigue gracias a los consejos de Marcolfa, su sirvienta, y la aceptación de la madre de la novia. A pesar de que los personajes de los duendes (tras romper con la cuarta pared teatral) tratan de ocultar al espectador  la infidelidad de Belisa con “representantes de las cinco razas de la tierra”, Marcolfa avisa a su señor de lo sucedido la noche de bodas y este trata de ignorarlo, pero el amor por Belisa es tan intenso que no consentirá vivir si no se aman recíprocamente.

Esta obra combina lo real y lo fantástico al introducir los personajes de los duendes, así como la presencia de una simbología relacionada directamente con los colores como el rojo que, representado en una capa que oculta a don Perlimplín, simboliza la muerte y la tragedia.

Recomiendo la lectura de esta obra, ya que permite observar un punto de vista amoroso que, en mi opinión, no debe llegar a darse en ningún tipo de relación por el simple hecho de que la creencia de que alguien te pertenece es tóxica y no beneficia a nadie.

41pKLXMl56L._SL500_.jpg

Vivas nos queremos

     La justicia nació con el fin de conseguir una armonía social. Pues bien:
La violencia de género NO ES JUSTA.
El número de familias destrozadas y de vidas arrebatadas NO ES JUSTO.
En muchos de los juicios llevados a cabo debido a denuncias por violencia de género proclaman sentencias que NO SON JUSTAS.

     Que exista un día como hoy, no debería ser justo; NO HEMOS NACIDO MUJERES PARA MORIR POR SERLO .
Pero hoy, por desgracia, es un día (al igual que todos) para pedir justicia por las voces que han callado a golpes, por desmontar el dicho “quien bien te quiere, te hará llorar” y demostrar que NADIE puede hacerte llorar.
No dudes en luchar contra los que creen que pueden imponerse sobre ti y no dudes en escuchar a quienes te advierten de que alguien te está haciendo daño, incluso cuando no eres capaz de verlo.
¡VIVAS NOS QUEREMOS!
IMG_20181125_151717.jpg